3 feb. 2012

Amor, sexo, necesidad vital...

Soy de la opinión de que todos en esta vida buscamos lo mismo: ser amados, queridos, admirados, reconocidos; sentir que hemos nacido para algo y para alguien, sentirnos importantes y necesarios. Y como siempre, lo que reconocemos en la intimidad lo negamos en sociedad. 

Somos animales contradictorios que nos empeñamos en parecer, más que en ser. No queremos darnos cuenta que el ser, nos proporciona autoestima y reconocimiento de nosotros mismos; mientras que el parecer, nos aporta autoengaño, insatisfacción,  frustración y carencia de autovaloración. Una vez más, no quiero utilizar el término felicidad por lo efímero y  por la falta de consenso en el concepto, ya que lo que es felicidad para unos, no lo es para otros. 

Entre los mamíferos, sobre todo del género masculino, se podría decir que el paradigma de la felicidad es el orgasmo ¿ Hay algo más breve y efímero? sin embargo, los genes de nuestras distintas especies nos han programado para buscarla hasta la muerte. Que triste: creer que tienes algo cuando ya lo has perdido y buscar para volver a perder y así hasta el fin.

El amor es otra cosa. Es,  desde mi punto de vista, una necesidad vital. Es algo que los mamíferos llevamos en el ADN y que los humanos no valoramos lo suficiente o lo confundimos con otras cosas como el sexo, el matrimonio, la pareja… Es algo que todos buscamos fuera, sin darnos cuenta que lo llevamos dentro. Una vez más nos confundimos . Comenzamos pidiendo, antes de dar. Esa no es la ecuación: hay que dar sin pedir, ofrecer lo mejor, y eso nos devuelve lo que damos con creces. No hay garantía de que sea hasta el fin, pero seguro que es mucho más placentero y duradero que un orgasmo ( Sin descartarlo, por supuesto) 

Luego viene lo de parecer. Qué, es lo que los demás esperan o desean de nosotros. Es decir, cómo “tenemos “ que vivir y  por tanto, cómo tenemos que amar o practicar el sexo. Y como hemos dicho: lo que es, en privado, no es, en público. Heterosexualidad,  homosexualidad… en fin: un debate estéril e inadecuado. Estéril, por que ya todos los estudios apuntan que el 90% de la población es bisexual. Comportamiento que corroboran otras especies de mamíferos; e inadecuado, por que el sexo es sólo una parte de nosotros que no tiene en cuenta otras mucho más importantes. Hoy he hablado de esto con un amigo y creo haber consensuado con él que lo importante es AMAR; no importa el género ni el número pero lo que no debemos, es terminar nuestros días sin haberlo practicado.

1 comentario:

Gustavo Löbig dijo...

Hola Andrés. He tenido la fortuna de pasar por acá y toparme con alguien que no sólo escribe bien, sino que vive bien. Más allá de lo material, lo digo porque resaltan tus valores y una visión clara, objetiva y no manipulada en tus escritos, tanto es así que este comentario podría haberlo colocado en cualquiera de tus aportes. Me gusta y reanima encontrar gente como tú caminando el mismo mundo que yo y tratando de limpiarlo un poco en aras del bien común. Mi invitación a mi blog lobigus.blogspot.com y un abrazo desde Venezuela. Gustavo