19 mar. 2012

La extraordinaria belleza de lo sencillo

Me interesa la vida de los que a pesar de haber nacido en las peores circunstancias, son capaces de ser útiles o,  ver, valorar  e incluso,  practicar la belleza en todas sus facetas; de hacer de su vida y de los que los rodean una experiencia agradable. Para los filósofos ociosos era muy fácil filosofar ; No lo era tanto para los metecos o los esclavos. Cuando tienes la mesa puesta y otros te limpian la inmundicia que generas, puedes dedicar todo tu tiempo a pensar. Las que a mi me interesan son aquellas personas que, superando la titánica tarea de cubrir sus necesidades básicas y las de su familia son capaces de educar a sus hijos en la igualdad y la solidaridad, cuidar a sus enfermos , ayudar a morir a sus ancianos con dignidad y sin dolor; dar y, amar  por el placer de hacerlo; y además son capaces de ver el vuelo de un pájaro, sentir la caricia del viento o la del sol del invierno. Por eso me atrapa la extraordinaria belleza de lo sencillo. Por eso disfruto leyendo a Miguel Hernández


No hay comentarios: